ENCUESTAS
La violencia contra las mujeres es uno de los principales problemas sociales de nuestro país, que a lo largo de nuestra historia republicana ha sido relegada al ámbito privado, hasta la aprobación de nuestra Constitución Política del Estado el año 2009, donde la Ley Fundamental establece como valor del Estado la equidad de género, y prohíbe cualquier tipo de discriminación en razón de género. En el marco del ejercicio de los Derechos Fundamentales, establece que el Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar la violencia de género. Nuestra Constitución asume como un tema de Estado la lucha contra todo tipo de violencia hacia las mujeres y deja de ser un asunto netamente privado.

Contar con datos estadísticos, técnicamente elaborados por personal capacitado para el efecto, es fundamental para la generación de políticas públicas, se constituye en una gran herramienta para el proceso de erradicación de la violencia contra las mujeres en el país. Para lograr ese cometido, el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional, y el Instituto Nacional de Estadística – INE presentan a la comunidad en general, los resultados de la primera “Encuesta de Prevalencia y Características de la Violencia contra las Mujeres” (EPCVcM) que se realizó en nuestro país en la gestión 2016, con la activa participación de la Cooperación Técnica Alemana- GIZ y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID.

HISTORIAS DETRÁS DE LOS DATOS
Todas estas historias cuentan vivencias reales de mujeres que sufrieron violencia y fueron recogidas por una encuestadora que recorrió el país.

¡¡¡YA no quiero VIVIR así!!!


Comenzó mi travesía en un lugar muy alejado, la vivienda quedaba a 15 minutos en movilidad. Ya en el lugar, una jovencita me dio datos del hogar que me tocaba entrevistar; salió sorteada una de sus hermanas mayores, que se encontraba en la iglesia y que retornaría por la tarde… la espere hasta las cinco de la tarde, ella accedió a la entrevista y le di a conocer el proyecto. Empezamos a hablar, al inicio la vi muy tímida, hablaba poco…


LEER MÁS...

Mi MARIDO me estaba “EDUCANDO”


El inicio de la jornada laboral era a las 8 de la mañana, esta vez fuimos a trabajar en una comunidad cercana a la capital, Sucre. El principal sustento de esa pequeña comunidad era la agricultura, la mayoría de sus habitantes era gente sencilla y humilde, sus viviendas eran precarias.

En la vivienda que me tocó, la persona que me recibió no era familiar de la entrevistada, me explicó que solamente estaba cuidando a la mujer. Entré a su habitación, un lugar sombrío y descuidado, en la cama estaba una señora mayor con marcas de la edad en su rostro, ojos apagados, muy delgada, ya sin poder levantarse.


LEER MÁS...

Las MALAS EXPERIENCIAS enseñan a una a CONTINUAR LA VIDA


Como encuestadora en una de las viviendas seleccionadas, me tocó entrevistar a una persona mayor, a quien le perturbó acordarse de su niñez. Ella se conmovió tanto que se puso a llorar, indicó que había sufrido mucho, huérfana desde que ella recordaba, pues no conoció a su papá ni a su mamá, solo a su madrina y a su padrino, a quienes les dio ese rótulo…, la pegaban…, la humillaban…, abusaban de su persona… “Hasta un perro es mejor tratado”, acotó entre sollozos. Tuve que aguantar durante años ese maltrato, porque no sabía qué hacer, a quién recurrir, aún era joven… Al presente, después de transcurrido el tiempo, conocí a una buena persona, con quien estoy mejor, sostuvo.


LEER MÁS...

No DIGAS A NADIE lo que SUCEDIO


n día más de trabajo, cargué mi mochila y me dirigí a entrevistar a una muchacha de 16 años, ella se encontraba trabajando en un tomatal, sus padres se dedicaban a la siembra de tomate y durazno. Para realizar la entrevista caminé alrededor de 45 minutos con rumbo hacia los tomatales, su padre me dio datos de su familia para la boleta de hogar y con su autorización me retiré con la muchacha a un lugar solitario donde ella relató que sus padres son buenos, que su padre siempre fue estricto, que en la escuela está bien; le pregunté ¿cómo te llevas con sus profesores?...


LEER MÁS...

HABLAR alivia los DOLORES del ALMA


Era un 14 de octubre del 2016, un día cualquiera se convirtió en un día que jamás olvidaré. Esa mañana empezamos a trabajar, era una familia numerosa de 11 integrantes, les expliqué el tema y procedí a realizar la entrevista. Cuando inicié la parte de violencia, la señora comenzó a relatar su historia: “mi esposo me golpea, me engaña y lo aguanto” manifestó, mientras su hija mayor de 14 años se sentaba su lado, la madre señaló que la niña era testigo de todo lo que vive, quise que la menor se fuera; pero en vano fueron mis intentos… ni modo. Algo que me llamó la atención fue que esta mujer sonreía tanto mientras hablaba.


LEER MÁS...

Mi MADRE me DECÍA...


Un caso que recuerdo… fue el de una madre que dejó a su propia hija viviendo con su padrastro, un hombre que parecía lleno de rencor por el abandono de su mujer. Cuando comencé con la entrevista, la mujer a la que me refiero tenía 15 años, parecía que sentía tanta vergüenza, respondía muy apenada las preguntas que le hacía. Esa joven mujer, me comentó: “Mi mamá decía que él era mi papá, pero esto no era cierto porque hace 4 o 5 años que recién vivía con él”.

LEER MÁS...

SIEMPRE hay una SEGUNDA oportunidad


Comenzamos con la entrevista y en la segunda parte, la mujer señaló que venía de otra relación donde había sufrido violencia, reveló que lo malo fue hacer todo lo que su marido le decía, se casó muy joven. Vivía antes en otro departamento, en su hogar su marido la golpeaba, la insultaba; siempre apoyado por su familia, la que también le hacía daño porque no la defendían, no les importaba que la maltraten; así fue contándome muy apesadumbrada todo lo malo que vivió en ese lugar.


LEER MÁS...